Tarta de queso con mermelada de ciruela silvestre.

publicado en: Recetas | 0

En esta ocasión os proponemos un postre fácil de hacer que gusta mucho y que queda muy rico con una de las estupendas mermeladas que vendemos en nuestra tienda online La Venta de Don Baldomero. Tarta de queso con mermelada de ciruela silvestre. Una receta sencilla y rápida de hacer que gusta a casi todo el mundo y que os quedará muy rica acompañada de esta excelente mermelada hecha con ciruelas recogidas de ciruelos de origen silvestre de la montaña de Luna en León.

 

Como elaborar la tarta de queso con mermelada de ciruela silvestre.

Ingredientes:

Empezamos precalentando el horno a 180ºC y con el calor activado tanto abajo como arriba. Mientras vamos preparando la tarta el horno alcanzará la temperatura deseada y podremos hornearla inmediatamente. También prepararemos el molde donde vayamos a hornearla. Os recomendamos emplear un molde redondo, mejor si es desmoldable, para que luego sea más fácil manejar la tarta. Lo engrasamos con un poco de mantequilla y le echamos un poco de harina para que no se pegue la tarta en sus paredes ni en la base.

A continuación vamos a preparar la masa de la tarta. Cogemos un bol amplio y vertemos en el mismo los huevos, el queso crema, el yogur natural, azúcar, la leche y la nata, y lo batimos bien hasta que se forme una crema. Añadimos después la levadura y la harina tamizadas, vertiéndolas poco a poco y sin dejar de remover, ya que así facilitamos la integración de las mismas a la crema anterior. La dejamos bien fina y sin grumos, y que repose hasta que el horno alcance la temperatura deseada.

tarta-de-queso-con-mermelada-de-ciruela-silvestre-4

Una vez el horno esté a 180º C, vertemos la masa de la tarta en el molde y lo horneamos durante unos 45-50 minutos. Veremos que la tarta crece mucho, es normal, ya después bajará y tendrá el tamaño adecuado. Pasado ese tiempo comprobamos que por dentro está bien hecha, pinchando con un cuchillo. Si aún no está bien hecha la dejamos unos minutos más, teniendo en cuenta que si por fuera ya está con buen color, puedes poner el calor solo abajo, para que no se nos queme por arriba. Si el cuchillo sale limpio, y ya está dorada por fuera, apagamos el horno, abrimos la puerta y la dejamos enfriar dentro.

Cuando la tarta se enfríe del todo, la desmoldamos y la emplatamos en la bandeja donde vayamos a servirla adornándola por encima con abundante mermelada extra de ciruela silvestre de la que os ofrecemos en nuestra venta. Y la acompañamos de un excelente vino Dolca dulce de las Bodegas Gordoncello. Buen provecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*