Solomillo Wellington

publicado en: Recetas | 0

El solomillo Wellington es una receta ideal para comer en estos días de navidad. Una receta clásica que no es tan difícil de preparar como parece, aunque si algo entretenida, lo que la hace muy atractiva para quien le guste cocinar. Una apuesta segura para triunfar esta navidad en cualquier mesa que gustará a todos por igual.

 

Como vamos a hacer el solomillo Wellington.

Ingredientes:

Utensilios:

Par empezar salpimiéntanos el solomillo y lo doramos a fuego lento en una sartén con un chorrito de aceite. Cuando lo tengamos lo dejamos que se enfríe completamente.

A continuación pelamos y picamos la chalota en daditos y la ponemos a rehogar en la sartén donde hemos dorado el solomillo con un poco más de aceite.

Luego lavamos, picamos  los champiñones y  los agregamos. Los rehogamos un poco, echamos el vino blanco dulce y le damos un hervor. Añadimos también la nata y lo cocinamos todo conjuntamente cinco minutos a fuego suave. Cuando terminemos trituramos la mezcla con la batidora eléctrica.

Solomillo Wellington

Después colocamos las lonchas de jamón solapando una sobre otra sobre un trozo de papel de aluminio. Las untamos con la mostaza y extendemos encima la mezcla de champiñones y chalota.

 

Ahora untamos el solomillo por todos los lados con el paté y colocamos la pieza de solomillo encima de las lonchas de jamón untadas con mostaza y champiñones. Con ayuda de un papel de aluminio envolvemos las lonchas de jamón alrededor del solomillo y lo metemos en el frigorífico durante una hora para que se asiente y quede bien compactado.

Pasado este tiempo retiramos el papel de aluminio y  envolvemos el solomillo con una lámina de hojaldre dejando la parte de la junta hacia abajo. Untamos el hojaldre con huevo batido y lo colócanos sobre una placa de horno forrada con papel de hornear. Cortamos doce tiras finas de la otra lámina de hojaldre y las colócanos encima de manera que se crucen y las untamos con huevo batido. A continuación introducimos el solomillo en el horno y lo horneamos a 190º C durante treinta minutos.

Pasado ese tiempo retiramos el solomillo wellington del horno y lo dejamos reposar unos minutos Lo emplatamos y servimos acompañado de un magnifico vino tinto Peregrino Mil 100 de Bodegas Gordoncello. Buen provecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*